La dirección de Altozano aseguró que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo ya le dio la razón a esta empresa en el conflicto con la actual administración del Ayuntamiento de Cuauhtémoc por la permuta de las áreas de cesión para este desarrollo inmobiliario, la cual se llevó a cabo durante el anterior gobierno municipal.

En entrevista con Ángel Guardián, Miguel de la Madrid, director general de Altozano, acompañado de sus asesores jurídicos, explicó que están dispuestos a que el Osafig revise de nuevo lo que tenga que revisar, dijo que perciben una intencionalidad política en los señalamientos que indirectamente los afecta, se manifestó dispuesto a dialogar con el alcalde Rafael Mendoza, e insistió que la sustitución de áreas de donación por terrenos en la cabecera municipal se hizo conforme a derecho, puesto que la ley en cuestión refiere intercambio de terrenos y no un pago de cierto monto económico al Ayuntamiento.

Lee: Rafa Mendoza deja ‘en manos’ del Congreso y Osafig caso Indira-Altozano

Estamos a disposición del Osafig: Miguel de la Madrid

Sobre este conflicto, Miguel de la Madrid dijo que están disposición de ponerse en contacto del Osafig y entregarle la información que sea necesaria para que el órgano pueda auditar este proceso, además de reiterar que no buscan defender ni atacar a nadie, sino poder trabajar en paz.

“Quisiera aclarar que no estamos buscando ni defender a nadie ni atacar a nadie, simplemente estamos dejando las cosas transparentes y claras (…) hicimos las cosas apegados a la ley y de la mano de la presidencia municipal, estamos en la total disposición del Osafig para entregarle la información necesaria”, indicó.

No fue una permuta, fue una sustitución

Sobre el cambio de terrenos Javier Álvarez y Mario de la Madrid, asesores jurídicos de Altozano explicaron que este tipo de predios no se cuantifican en dinero ya que la ley especifica que los espacios cedidos deben usarse para el bien público, fin que el predio que se tenía contemplado ceder en un  inicio no podía cumplir, ya que se encuentra en medio de la nada y no iba a ser aprovechado por los cuauhtemenses.

Mario de la Madrid especificó que la ley prevé que cuando hay terrenos pegados a la ciudad o manzanas interurbanas menores a 10 mil metros se puede pagar al ayuntamiento en lugar de ceder el espacio, pero este recurso también debe usarse para fines públicos.

“En el lugar donde estaban ubicadas estas áreas pues difícilmente iban a tener un impacto en cuanto a beneficio social, imagínate un jardín en un lugar completamente retirado de una zona población”, dijo Mario de la Madrid.

” La Ley de Asentamientos Humanos jamás califica las áreas de cesión en cuestión a dinero, sino en cuestión a los metros cuadrados, le interesa el servicio público que va a dar esa área y no su valor económico” (…) los fines públicos no tienen un valor en moneda ¿cuánto vale una calle? ¿cuánto vale un jardín?, lo que creo es que los bienes públicos no tienen un valor en dinero, tienen un valor social, sirven para algo”, agregó Javier Álvarez

Cabe recordar que durante la rueda de prensa que dio el actual alcalde de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza,  sobre este hecho, dijo que el artículo 289 de la Ley de Asentamientos Humanos del Estado de Colima, dicta que para hacer alguna permuta se debe de determinar el valor comercial del predio antes urbanizado y  hasta entonces se podía determinar el valor real y así aplicar el criterio de permuta de terrenos basados en el valor, sin embargo Mario de la Madrid manifestó que en este caso no se plica debido a que el terreno donde se encuentra Altozano era agreste y no se encontraba cerca de un desarrollo urbano.