Taurino Rincón Lorenzo aseguró que el Tribunal Unitario Agrario Distrito 38 determinó la nulidad del acta de asamblea del 13 de octubre de 2015, en la que se le había destituido como presidente de bienes comunales y al presidente del Consejo de Vigilancia, Conrado Carpio Hernández.

En rueda de prensa, apuntó que el pasado 2 de agosto, dicho Tribunal emitió la sentencia definitiva donde reconoce como legítima a la mesa directiva que encabeza junto con Carpio y se desecha el acta de asamblea donde se había elegido como presidente del Comisariado de bienes comunales a Ramiro Laureano.

Taurino Rincón dijo que este mismo lunes (8) entregarían una copia de la resolución al secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa, a quien además le exigirán que libere el camino al manantial que mantiene bloqueado el otro grupo de comuneros para poder reabrirlo.

Recordó que en la última vez que se reunieron con Ochoa, éste les había prometido que en cuanto tuvieran una resolución definitiva aceptaría poner orden por lo que esperan que en un corto plazo haga su trabajo y termine con ese bloqueo.

“Yo creo que la gente que está bloqueando nuestros caminos tiene que entender que el propósito de nosotros es darle la oportunidad a toda la gente que está ansiosa de querer trabajar en nuestro manantial, es un recurso de nuestra comunidad”, apuntó.

Expuso que en el resolutivo que emitió el Tribunal se señala también a Vicente Evangelista, Andrés Aranda Casimiro, Daniel Aranda (presidente de la Junta Municipal), José Lorenzo Martínez, Guadalupe Laureano Quirino a quienes les suspendió sus derechos agrarios por un año, tras haber generado el conflicto al promover la remoción de su mesa directiva.

Cuestionado de si podría haber más enfrentamientos entre ambos grupos al tomar nuevamente la administración del balneario, dijo que correrán el riesgo, pero consideró que deben aceptar esa resolución.

De acuerdo a Rincón Lorenzo desde hace un año que se mantiene el bloqueo para el ingreso al balneario Ojo de Agua, han tenido pérdidas de hasta 60 mil pesos por semana, aunado a todo lo que han dejado de ganar quienes suelen prestar servicios al interior del mismo.