El alcalde de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza, aseguró que el Ayuntamiento hizo legalmente lo que correspondía en relación a la permuta de terrenos realizada por la anterior administración encabezada por Indira Vizcaíno con Altozano, misma que en su momento consideraron “viciada de origen” y que sin éxito trataron de anular.

Ante esto, el presidente municipal dijo que le dejará el tema a los diputados locales para que investiguen y se deslinden responsabilidades, se impongan sanciones y se restituya el presunto daño hecho a la hacienda municipal.

Lo anterior, en respuesta a la propuesta que presentó el diputado panista Alejandro García el pasado martes (15) ante el Pleno una iniciativa aprobada por mayoría, para solicitar al Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig) realizar una revisión excepcional al Ayuntamiento de Cuauhtémoc por considerar que con dicha permuta de terrenos se había afectado al patrimonio municipal por cerca de 93 millones de pesos.

De acuerdo al alcalde, el 1 de octubre de 2015, 14 días antes de tomar el cargo, solicitó todos los expedientes completos de todo lo relacionado con Invercol SA de CV (Altozano), pero aseveró que dicha información nunca se le proporcionó, por lo que al iniciar su administración se dieron a la tarea de buscarlos.

Sin embargo, aclaró, éstos “estaban incompletos y algunos casos cercenados” y aseveró que a partir de entonces se reunió varias ocasiones con personal del Osafig, donde le señalaron que era un asunto concluido al cual no se le podía dar seguimiento.

“El avalúo no fue incorrecto, lo incorrecto fue que se permitió entre otras cosas que éste se realizara antes de que las áreas de cesión fueran urbanizadas, como lo marca la norma aplicable, para que de esta manera después de cumplir con las disposiciones del artículo 289 de la Ley antes citada (Ley de Asentamientos Humanos del Estado de Colima), determinar su valor comercial antes urbanizado, hasta entonces se podía determinar el valor real y así aplicar el criterio de permuta de terrenos basados en el valor”, expuso el alcalde.

En ese sentido, comentó que la pasada administración municipal cometió una falta grave al violar dicho artículo, pues “desestimó el valor de los terrenos de cesión para privilegiar el criterio de terreno por terreno”, por lo que consideró que con esa permuta “la presidenta municipal aceptó realmente una migaja para Cuauhtémoc”.

Dijo además que una vez que se hizo el diagnóstico de la presunta afectación, determinaron frenar todos los procedimientos y trámites del desarrollador y en respuesta la empresa demandó al Ayuntamiento ante el Tribunal de lo Contencioso y Administrativo, ante lo cual el municipio interpuso un amparo para solicitar la nulidad de todos los actos por considerarlos viciados de origen.

“La respuesta ante las distintas instancias fue la de concedernos la razón, pero desechar el recurso por considerarlo fuera de tiempo; está claro para nosotros que la defensa le correspondía a la anterior administración”, indicó Mendoza.

El presidente municipal expuso que si salió a hablar sobre el tema a los medios de comunicación fue a raíz de que esto fuera tocado en el Congreso, pues su administración únicamente se enfocó a hacer la defensa legal para que no se politizara el asunto, y aunque reconoció que ve complicado que el Congreso pueda lograr revertir esa permuta, espera que así sea.

“La afectación al patrimonio, como ahora lo expone el diputado (García) en su punto de acuerdo, asciende a una suma económica bastante considerable, por lo que en defensa del municipio nos declaramos a favor de una auditoría especial que esclarezca los hechos, y si fuera el caso, que corrija la percepción sobre el tema, no pedimos otra cosa que la protección de nuestro municipio”, apuntó.