La alcaldesa Gabriela Benavides propuso que se realicen mesas de diálogo con los empresarios de la comunidad portuaria, con funcionarios de los gobiernos municipal, estatal y federal, y con legisladores locales, para analizar a profundidad la propuesta para cobrar un derecho de cerca de 5 pesos por cada tonelada importada o exportada a través del puerto de Manzanillo.

En entrevista con Ángel Guardián, la alcaldesa explicó que por un lado el planteamiento busca que el Ayuntamiento pueda obtener recursos para poder solventar algunos de los muchos costos que genera para la ciudad la actividad comercial relacionada con el puerto, pero por otro mejorar las condiciones de infraestructura y de seguridad para generar que esta se dé con mayor eficiencia.

En este sentido, reconoció que el ayuntamiento manzanillense no cuenta con los recursos financieros para hacer las inversiones en vialidades que permitan el adecuado tránsito de las mercancías en las zonas industriales de la ciudad ni generar las obras para aminorar las molestias que genera para el resto de la población el propio movimiento de carga por este municipio.

“Sabemos que el puerto genera trabajo, pero también ha generado para el Ayuntamiento, para la gente muchísimas molestias (…) yo creo que hacen falta mesas de diálogo y yo invito a que todos los actores políticos, empresariales y portuarios conozcamos bien el proyecto, ojalá el Congreso nos llame”, aseguró la presidenta municipal de Manzanillo.

Gabriela Benavides se manifestó sorprendida por la declaraciones del presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en esta ciudad, Óscar Benavides, rechazando la propuesta de este cobro de 5 pesos por tonelada comerciada en el puerto, pues aseguró que en reuniones pasadas con empresarios del sector, se habían manifestado a favor del proyecto.

Por esto, la alcaldesa insistió en que buscará que se den mesas de diálogo para evaluar a profundidad esta propuesta con todos los actores involucrados.

Por otro lado, manifestó su confianza en que el Congreso del Estado no se buscará frenar este proyecto por motivos políticos, como ha sucedido en el pasado con propuestas que pudieran ser benéficas para el municipio y sus habitantes, pero que también pudieran generar réditos políticos para sus impulsores y es precisamente esto último lo que ha causado que no avance en el Legislativo.

Respuesta técnica a preocupación por subestación eléctrica

Ante las quejas de vecinos de la colonia Jardines del Valle, en el municipio Manzanillo, por la construcción de una subestación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Gaby Benavides anunció que la obra está suspendida en tanto no reciba una respuesta técnica de la Secretaría de Salud y Bienestar Social (SSyBS) sobre si puede esta instalación generar alguna afectación para la salud de los pobladores de zonas aledañas.

Asimismo, dijo que respeta el trabajo político realizado por los diputados locales Joel Padilla, del PT, y Martha Meza, del PVEM, así como del también exlegislador local del PT, Marcos Barajas, y reconoció que esta colonia tiene condiciones que generan molestias legítimas de los habitantes y al ser una colonia no municipalizada, están buscando cómo ayudar al desarrollador —el Instituto de Suelo, Urbanización y Vivienda (Insuvi)- a lograr mejoras para las familias que en ella tienen sus viviendas.

Con la subestación esperarán la respuesta de las autoridades de Salud para saber si causa daños, si no los causa se continuará con la construcción, pero si la autoridad determina que sí los causa, entonces adelantó que el Ayuntamiento buscará revertir en términos legales el acuerdo de cabildo que autorizó a la CFE esta obra.

Lee: Autoridades deberán explicar construcción de subestación de CFE en Manzanillo