La Junta de Asistencia Privada ha realizado gestiones con la Secretaría de Educación y con el Instituto Colimense para la Discapacidad (Incodis) para poner en marcha de una carrera técnica para que las personas con discapacidad se capaciten como asistentes docentes.

En entrevista con Ángel Guardián, Guadalupe Rodríguez, presidenta de la Junta de Asistencia Privada, reconoció que Colima ha avanzado mucho en que las personas con discapacidad completen sus estudios, pero faltaba una preparación técnica vinculada a las necesidades y posibilidades que podrán encontrar en el mercado laboral.

“En Colima desde hace tiempo el gobierno se ha preocupado por darles instrucción, opciones escolares a las personas con discapacidad (…) cursan  la primaria con dificultades, cursan la secundaria y ahora cursan el bachillerato (…) el año pasado salieron de bachillerato alrededor de 54 personas con diversos tipos de discapacidad y este año 72 (…) ¿A dónde van esas personas que ya tienen esa preparación?”, dijo Rodríguez.

“Con la Secretaría de Educación está muy adelantado ya desde antes abrir una carrera con personas con discapacidad, es una carrera técnica pedagógica, es como un auxiliar de un maestro que tiene en su salón ciertas características o personas con ciertas características, o simplemente como un auxiliar de maestro (…) se está haciendo ya el estudio económico en la Secretaría de Educación porque es una carrera que es cara”, agregó.

Adicionalmente, dijo que tienen tres meses trabajando con las empresas para generar conciencia y lograr que contraten a personas con discapacidad. Francisco Pérez, director del Incodis, explicó que una de las principales dificultades que enfrentan las personas con discapacidad para conseguir un empleo es que los empresarios tienen temor a darles trabajo porque no conocen sus habilidades y no quieren darles una oportunidad.

“Sensibilizando en torno a que es la discapacidad y cuál es el potencia de la misma (…) que no se tenga la duda o el temor de que alguien con discapacidad pueda entrar a sus empresas como trabajador, sino que se les dé la oportunidad y se demuestre que la oportunidad que les brindan la valoran mucho para poder apreciar y rendir en la productividad que espera el empresario”, indicó Pérez.

Por su parte, la Delegación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) federal realiza una evaluación denominada sistema VALPAR en la que se analizan las capacidades y talentos de cada trabajador que enfrenta alguna discapacidad y les ayuda a través del Programa Nacional de Trabajo y Empleo para las Personas con discapacidad a que conozcan las vacantes que ofrecen las empresas.

Además, hay incentivos fiscales para las empresas que contraten a personas con discapacidad.

“De los salarios del trabajador con discapacidad esos van a  ser deducibles de impuestos (…) hay que registrar al trabajador en el Seguro  Social, el Seguro Social expide una constancia de discapacidad y automáticamente el contador de la empresa puede hacer la deducción, no se necesita ningún trámite ante el IMSS o ante el SAT, sólo es contratar, darle seguro y el trabajador tiene que solicitar su constancia de discapacidad”, concluyó Héctor Darío Ramírez, subdirector juridíco de la delegación de la STPS.