La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (Seidur) del Gobierno del Estado ya está buscando alternativas, tanto con empresas como con científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para llevar a cabo la reconstrucción de la playa El Paraíso, en Armería, dañada por los efectos del huracán “Patricia” en octubre de 2015.

Lo anterior lo informó el titular de la Seidur, Jesús Sánchez Romo, quien comentó que hacen falta recursos para llevar a cabo el 100 por ciento del proyecto presentado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), cuyo costo sería de alrededor de 380 millones de pesos.

Recordó que si bien en su última visita al estado el 22 de agosto de 2016, José Calzada Rovirosa, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), había anunciado la asignación de 50 millones de pesos de la Federación para esta obra, los cuales resultan insuficientes.

“Tenemos un proyecto de 380 millones que vemos poco viable hacerlo por el monto, por el número de beneficiarios y estamos trabajando en alternativas, ya metimos a otra empresa para ver otra posible solución, a científicos de la UNAM para ver si encontramos una solución más económica de poder proteger ante los daños por fenómenos naturales a los ramaderos del Paraíso, ya en una segunda etapa es reponerles o reinstalarles o remodelarles sus palapas, pero lo primero es que les deje de estar golpeando cada año”, afirmó.

Sin embargo, celebró que aún no hubieran llegado esos 50 millones anunciados por Calzada Rovirosa porque no servirían ni siquiera para construir la parte de la protección, ya que ese único complemento del proyecto requiere una inversión de 200 millones de pesos.

Cabe recordar que la obra de la CMIC contempla obras de protección como la construcción de un tablestacado, dunas de protección en frente costero, un rompeolas; obras de infraestructura como sistema eléctrico, telefonía; y servicios como sistema de drenaje y agua potable.

Y aunque Sánchez Romo no dio detalles al respecto, adelantó que ya algunas empresas y científicos les han estado presentando algunas otras posibles soluciones a ese tema, por lo que espera que en el transcurso de un mes tengan por lo menos un bosquejo de otra alternativa, pues si bien la presentada por la CMIC está bien hecha, requiere una inversión muy alta para el número de beneficiarios, “que es lo que al final determina la factibilidad de hacerse las obras”.

El funcionario estatal coincidió con los especialistas en desastres que han sugerido que la mejor alternativa para erradicar el riesgo que corren cada año los habitantes de esa zona sería retirarlos del lugar, pero también reconoció que los ramaderos no están dispuestos a hacerlo, pues “están aferrados a irse cada vez más hacia al frente”.

“Yo creo que es posible (realizar el proyecto este año), si encontramos una solución sí es posible, pero en este momento no la tengo, me siento perdido porque es un tema del mar y hay que pelearse con el mar, no es un tema ni siquiera local, ni siquiera de El Paraíso, es que el mar hay que analizarlo a varios cientos de kilómetros alrededor para ver sus efectos, no es nomás poner una barda y que ésta la golpee, no es así, es algo más complejo”, concluyó.