El exregidor y exdiputado Pedro Peralta Rivas se manifestó confiado de que Julia Jiménez ganará la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN) en tribunales electorales, pues está convencido que en la elección del pasado 18 de diciembre el grupo de Jorge Luis Preciado “se robó” a favor de Enrique Michel la segunda ronda de la contienda en el municipio de Coquimatlán.

En entrevista con Ángel Guardián, consideró que “lo limpio no necesita jabón” y que si no hubieran cometido algo incorrecto no habrían negado la posibilidad de que se abrieran los paquetes y se recontaran los votos en esta elección por el Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN.

“Cuando Jorge vio que estaba perdido, literalmente dio la instrucción al presidente de casilla de Coquimatlán de que anularan la casilla en la segunda vuelta, tú recordarás que se ganó la primera vuelta con veinte votos, y en la segunda vuelta dan una orden así de burda (…) El acuerdo era que el paquete se fuera al Comité Estatal y ahí se iba a abrir y se rajaron, porque así es Jorge, y al día siguiente no lo quisieron abrir y nunca lo abrieron (…) Lo limpio no ocupa jabón, si hubiera abierto el paquete ahí nos hubiéramos dado cuenta de quién ganó y quién perdió”, detalló.

Lee: Julia Jiménez y Enrique Michel se dicen ganadores y cruzan acusaciones

En cuanto a su situación en el partido, explicó que él se siente panista y quiere seguir siendo militante, por lo que interpuso un recurso que tendrá que ser resuelto en primera instancia por el Tribunal Electoral del Estado.

“La primera instancia es intrapartidista, tienes que ir al partido, el tribunal no me va a escuchar si no agoto la instancia intrapartidista (…) Le estoy pidiendo al Tribunal Electoral del Estado que me resuelva el Comité Nacional del partido y en eso estamos para que se les exija que resuelvan mi asunto (…) Y si lo resuelven negativo entraré en un proceso jurídico en un Tribunal Electoral del Estado y ya veremos cuáles serán los resultados en ese momento”, abundó.

Niega influencia en gobierno de Nacho

El exlegislador negó tener ninguna influencia en las decisiones de la administración estatal que encabeza su primo, el gobernador Ignacio Peralta Sánchez, e incluso aseguró que sólo ha acudido en dos ocasiones a Casa de Gobierno a reunirse con el mandatario estatal desde que inició su mandato el 11 de febrero de 2016.

Peralta Rivas detalló que en una ocasión se reunieron a desayunar para hablar de cuestiones personales, pues además de confiar en su proyecto de gobierno y de que son primos, son buenos amigos; y, la segunda ocasión, explicó, fue una reunión con diversos actores de la industria de la construcción para hablar de las necesidades del sector.

“La primera fue una reunión social, me invitó a desayunar, hablamos de sus problemas personales y los míos, una reunión, porque el gobernador más que un pariente somos amigos (…) la segunda fue en una reunión de gestión empresarial para temas de lo nuestro, había otras personas y tan tan”, añadió.

 Nada contra Rafa… pero lo acusa de vender su candidatura

Por otro lado, dijo que no tiene nada en contra del alcalde de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza Godínez, aunque sí cree que violó la ley, al de manera “muy burda” haberse ostentado como presidente municipal y pedido el voto por Jorge Luis Preciado.

“A mí no me interesa en lo más mínimo ese tema, pero sí creo que violó la ley, como presidente municipal en un evento público, muy torpe pide el voto público, hay un video, violó la ley, no creo que haya sido mala fe, fue muy torpe”, expresó.

Sin embargo, aseguró que no tuvo ninguna intervención en la manera en que el Congreso del Estado determinó procesar al alcalde luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le ordenara sancionarlo por haber violentado el principio constitucional de imparcialidad en el proceso electoral extraordinario.

“Este proceso se instauró hace un año, hace un año ellos tenían mayoría. Hugo Vergara que era el asesor número uno, el expriista, que fue director jurídico del Congreso, él les recomendó el juicio político y todos lo votaron a favor, ellos lo hicieron, ¿por qué le quieren ligar a Julia (Jiménez) o a Riult (Rivera) ahora? Riult tiene que terminar lo que empezó”, continuó.

Al alcalde Mendoza Godínez lo acusó de en el proceso electoral 2015 haber exigido 3 millones de pesos para ser candidato por el PAN, aunque dijo desconocer si al final le dieron o no este dinero.

“En la integración de las candidaturas internas quien invitó a Rafael Mendoza fui yo cuando estábamos en el proceso de selección de candidatos. Nos pedía tres millones de pesos para venirse de candidato porque eso era lo que le ofrecía el PRI, tengo bastantes testigos, yo creo que no se los dieron porque un compañero le dijo que quizá sí se los conseguían, pero luego se fue a otro partido”, explicó.

“En el 2015 cuando se estaban armando las candidaturas hicimos una mesa de los actores importantes del estado y ahí platicamos los diferentes perfiles que nos pudieran llevar a una competencia buena hacia afuera, él nos vendía su candidatura en tres millones de pesos, eso así fue y fue en mi casa”, finalizó.

Lee: Gobernador y Pedro Peralta juntos en ‘ofensiva gubernamental’ contra el PAN, acusa Preciado