Por unanimidad de votos, en la sesión ordinaria de este jueves los diputados locales aprobaron reformas a la Constitución Política del Estado, con las que el nombramiento del procurador por parte del Ejecutivo Estatal, estará sujeto a la ratificación del Congreso local, según informa un comunicado.

La propuesta aprobada es producto de iniciativas de los grupos parlamentarios del PRI y de Nueva Alianza, así como del Ejecutivo del Estado.

El dictamen establece que el gobernador nombrará al procurador y enviará el nombramiento al Congreso, “el cual otorgará o negará la ratificación, por mayoría absoluta de sus miembros”, esto dentro de un plazo de 15 días hábiles.

El documento establece que agotado este término si el Congreso no ha resuelto, “se tendrá por ratificado el nombramiento”, por lo que el Ejecutivo solicitará al Legislativo tome la protesta de Ley, pero en caso de negativa o falta de respuesta por parte del Congreso, transcurridos cinco días el Ejecutivo podrá tomar la protesta.

Vale destacar que si el Congreso no otorga la ratificación, el gobernador podrá hacer una segunda designación.

Si el legislativo niega en dos ocasiones la ratificación sucesivamente, el Ejecutivo nombrará libremente a quien deberá ocupar dicho cargo.