Mónica Hernández, madre de César García, de 19 años, denunció que desde el pasado 4 de enero, su hijo fue “levantado” de un restaurante de la zona norte de la capital colimense por tres hombres armados y encapuchados, quienes presuntamente se identificaron como agentes federales, pero hasta el momento las autoridades estatales no le han informado sobre los avances de la investigación.

Hernández, quien acudió este miércoles (8) al Congreso del Estado para buscar el apoyo de los diputados, relató que según las investigaciones que ha realizado, cerca de las 9 de la noche de ese día, su hijo fue sustraído de un negocio de comida oriental ubicado por la avenida Venustiano Carranza.

“Habían agarrado a otras personas que estaban adelante en otras mesas y llega otra persona en un carro y dice que suelten a todas las personas, que agarren al de atrás, entonces para eso con las armas le pegan en las costillas a mi hijo y le dicen que se levante y se lo llevan en los autos”, expuso la mujer.

Sin embargo, mencionó que al siguiente día de los hechos acudió a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para interponer la denuncia, pero aseveró que hasta la fecha no le han dado a conocer la razón por la que su hijo fue “levantado”.

“Yo quiero saber el paradero de él, quiero dar con él, y quiero volverlo a tener conmigo”, indicó Mónica Hernández, quien añadió que al momento de su desaparición, el joven vivía con dos amigos y estudiaba en el Instituto Tecnológico de Colima, en la carrera de Gestión Empresarial.

Además de interponer una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHE), Hernández asegura haber platicado con el procurador general de Justicia, Felipe de Jesús Muñoz, quien le dijo que mandaría llamar a los dos amigos de su hijo con quienes compartía casa, pero dado que no le han informado sobre el avance de la investigación, desconoce si ya los mandaron llamar a declarar.

Por último, la madre del joven “levantado” informó que ante la falta de información por parte de las autoridades estatales solicitó un amparo a la justicia federal, pues asegura que su familia ya está desesperada por no saber su paradero.