Hacer que un niño se haga responsable de su mascota puede lucir como una tarea extenuante, sin embargo, psicólogos y activistas concuerdan en que un animal puede ayudar a que los menores aprendan sobre responsabilidad y compromiso.

A los 5 años, un niño tiene la edad ideal para saber que su perro debe salir a pasear, asearse y alimentarse, y así, poco a poco pueden irse formando valores positivos en el menor.

Antes de comprar un animal, es preciso estudiar su comportamiento, dice Alejandro Soto Zavala, miembro del Comité de Protección y Bienestar Animal, ya que cada mascota tiene su personalidad. Como padres, deben de ayudar al menor para que conozca los horarios de paseos, comidas y cuidados generales que su mascota necesite.