Carlos Salazar Silva dio a conocer que parte de los recursos que el estado y la Federación habían etiquetado para funciones propias de la Secretaría de Salud se fueron a rubros que no estaban autorizados ni correspondían a los fines del recurso, por ejemplo, una partida de promoción a la salud de 8 millones de pesos que se usó para elaborar un mural.