La tragedia en un colegio privado en la ciudad de Monterrey, que ha cimbrado a todo el país, nos lleva a reflexionar al respecto de qué hacer para prevenir el ingreso de armas a las escuelas y para detectar señales de alarma y evitar que vuelva a suceder.