Carlos Salazar Silva, titular de la Secretaría de Salud y Bienestar Social, expuso ante los diputados locales que hasta el mes de junio de este 2016 se había detectado un déficit financiero de 550 millones de pesos en esta dependencia, lo cual muestra que siguen apareciendo “los muertitos en el cajón” en el Gobierno del Estado.