El pasado 5 de febrero se conmemoró el centenario de la promulgación de la Constitución de 1917, documento que refleja todo lo que nos une como país, pero que en algunas ocasiones luce como letra muerta.