La Secretaría de Cultura fue víctima de un fraude en el que extrajeron y se cobraron con firmas apócrifas 15 cheques de la dependencia por 1.3 millones de pesos, por lo que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) comenzó las investigaciones, mediante las cuales se cateó un domicilio donde se encontraron aditamentos para la falsificación de identificaciones, equipo de cómputo y otros elementos propios de actividades fraudulentas, y se aseguró un auto que había sido comprado con estos recursos.