Al cuestionarle respecto a algunos hechos delictivos ocurridos en Colima en los últimos días, el gobernador Ignacio Peralta reconoció que en materia de seguridad le “falta mucho por hacer” y “hay rezagos importantes”, aunque negó que la situación en Manzanillo se le haya ido de las manos.