La ley obliga que, a más tardar 15 días después de la jornada electoral, los candidatos y los partidos retiren la propaganda que colocaron en exteriores. Incluso establece mecanismos para ordenar que esto se cumpla cuando no suceda.

Según un recorrido realizado por Ángel Guardián en las tres principales zonas metropolitanas del estado, se pudo constatar la existencia de publicidad política en exteriores de los tres principales candidatos a la gubernatura en el pasado proceso electoral extraordinario.