Un “respiro” tuvo Rafael Mendoza luego de que su defensa lograra recursos judiciales que ponen un freno temporal al proceso que podría concluir con su inhabilitación y destitución como alcalde de Cuauhtémoc.