Que la reforma de telecomunicaciones contemple la participación privada en el desarrollo de la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que derive en ampliar el acceso a la banda ancha y mejore la calidad, así como la cobertura de las telecomunicaciones, permitirá que México incremente en 1.5 puntos porcentuales adicionales el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) por año, por el ingreso de nuevas inversiones y mayor competencia en el mercado, apuesta el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Luis Miguel Pando, director general del organismo privado, señaló que  “ya estamos presentando al Congreso y autoridades del Ejecutivo algunos lineamientos básicos, de dónde puede abrirse un campo de acción para más inversiones en telecomunicaciones”.

De acuerdo con el análisis del sector empresarial, la infraestructura digital es campos fértil para nuevas inversiones: “Que se trabaje junto la Iniciativa Privada (IP) en abaratar la construcción de infraestructura en telecomunicaciones”, abundó el directivo.

“Hay áreas de oportunidad que permitirán que el PIB creciera en 1.5 puntos porcentuales adicionales si se llega a tener una reforma profunda (en telecomunicaciones)”, sostuvo Pando en entrevista al término de un evento de comercio exterior.

El CCE confía que durante el transcurso de la semana, el Ejecutivo presente la iniciativa de reforma de telecomunicaciones, la que esperan que incluya los acuerdos del Pacto por México, tal es el caso del desarrollo de una red troncal de telecomunicaciones robusta, con el aprovechamiento de la red de la CFE y el uso óptimo de todas las bandas de frecuencias del espectro radioeléctrico.

Ante las restricciones de inversión extranjera que persisten en la telefonía fija, la opción que se presenta es despejar la tecnología inalámbrica a través de la red eléctrica que ofrecería los servicios de voz y datos, lo cual daría competencia a Teléfonos de México.

“El despliegue de infraestructura es una condición necesaria para el desarrollo de las telecomunicaciones en México. Las consecuencias del déficit en esta área son palpables: insuficiencia de oferta de servicios para satisfacer la demanda nacional a precios más competitivos, lo que limita el aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, en beneficio de un número creciente de mexicanos”, refiere el CCE.