Raúl Pinedo, secretario de Seguridad Pública del Gobierno del estado, aceptó que son “inobjetables” las cifras proporcionadas recientemente por el Inegi que desvelan que en Colima, desde 2010, el índice de homicidios se dispararon hasta un 300%. Y aunque dijo que las cifras son “duras” y proporcionadas por una institución que tiene el reconocimiento de la ciudadanía, su lectura también puede hacerse desde diferentes perspectivas.

En entrevista, el funcionario estatal expuso que ese aumento de homicidios no se dio de un año para otro, sino en el transcurso de siete años en los cuales la situación delictiva en México fue agudizándose hasta su desbordamiento en 2007, con la entrada del presente Gobierno federal. Además, subrayó que la población también era diferente y distinta la conformación territorial de las ciudades.

Ante esos índices, Raúl Pinedo aseguró que la dependencia a su cargo sigue trabajando intensamente para bajar los índices de homicidios dolosos. Para ello, explicó que la SSP se encuentra en un proceso en donde los elementos de seguridad se someten a un examen de control y confianza, lo cual permite la depuración efectiva de las corporaciones.

Sobre el número de elementos que han sido dados de baja de la corporación por no haber aprobado los exámenes, Pinedo Dávila dijo que son aproximadamente 75 y todos son sustituidos o canalizados a procesos de capacitación.

Finalmente, Pinedo insistió en que los homicidios dolosos prácticamente salieron de las zonas conurbadas y ahora se están centrando en áreas aisladas, ello debido al trabajo que en materia de seguridad el Gobierno estatal viene realizando.

 

Con información de @fredpasteur