René Hernández Corona y Rogelio Ventura Ramírez, catedráticos de la escuela primaria Emiliano Zapata y de la secundaria José Vasconcelos respectivamente, manifestaron su rechazo a la evaluación docente derivada de la Reforma Educativa, pues la consideran una medida que castiga al magisterio en la entidad y el País, la cual abre la posibilidad de un despido masivo de trabajadores.

Este miércoles (24), distintos bloques de maestros se unieron al paro nacional de labores, convocado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

BEN_9507
BEN_9509
BEN_9513
BEN_9520
BEN_9521
BEN_9528
BEN_9529
BEN_9536
BEN_9542
BEN_9543
BEN_9547
BEN_9549
BEN_9552
BEN_9554
BEN_9555
BEN_9559

Hernández y Ventura argumentaron que la evaluación carece de garantías para los maestros, pues fue elaborada por funcionarios y directivos que poco conocen de la realidad que se vive en las aulas y las necesidades básicas del sistema educativo mexicano.

Además, subrayaron que no hubo un aviso formal en torno al inicio de la evaluación y solo fueron notificados por correo electrónico, lo que evidencia la falta de responsabilidad y respeto de la Secretaría de Educación Pública (SEP) con sus agremiados.

“(La evaluación) no se está planteando como un mecanismo de superación profesional o de actualización, se está planteando en la práctica y en el discurso como un mecanismo que le llamamos una evaluación punitiva porque lo que busca es castigar, al extremo del propio despido”, enfatizó Hernández Corona.

Ambos aclararon que no están en desacuerdo con la evaluación como tal, sino con el sentido de la misma y su planteamiento. Reiteraron que tiene como soporte una base técnica que no les otorga garantías,y de la que fueron excluidos, al igual que con la Reforma Educativa, debido a que, en ambos casos, no se realizó una consulta previa al magisterio para conocer su postura y propuestas. Razones por las cuales exigen que se detenga la aplicación tanto de la Reforma como de la Evaluación.

“Es un paro en protesta por el avance de la evaluación docente, por la forma que se está realizando; es una evaluación centralizada, no es clara para nada y tiene un carácter punitivo. Las pruebas son que la propia autoridad ha incumplido los lineamientos que expide el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), las garantías por lo tanto que nosotros podemos percibir de este proceso son nulas”, expuso Ventura Ramírez.

Añadieron que seguirán rechazando la evaluación mientras esta no respete sus derechos y conquistas laborales, instando a las dirigencias sindicales y a la sociedad en general, respalde sus posicionamientos en una jornada que calificaron como “histórica” en términos de movilización y protesta laboral por parte del magisterio colimense, mencionando que fueron alrededor de 200 escuelas las que se sumaron a dicho paro.