El delegado de la Secretaría de Economía en Colima, Agustín Trejo Ramos, aseguró que los recursos entregados a la entidad y al municipio de Minatitlán por el Fondo Minero pudieran “quizás ser injustos”, pero la decisión es legal y siguiendo puntualmente la reglas establecidas en la normativa vigente, esto ante los reclamos realizados por el alcalde Horacio Mancilla, quien acusó a la Federación de estarle “chingando” 13.3 millones de pesos al Ayuntamiento.

En entrevista con Ángel Guardián, el funcionario federal explicó que la Secretaría de Economía, con la producción minera de cada entidad, genera un coeficiente que es utilizado para la repartición de recursos del referido fondo; además, detalló que lo aportado por la empresa minera, en este caso Peña Colorada, va a una bolsa de la que también se reparte a otras entidades, las cuales en ocasiones reciben más de lo que aportan las empresas mineras en aquellos estados.

“El resto forma parte de este fondo y se distribuye entre todos los municipios del país que tienen también esta actividad minera de acuerdo a la aportación que haga cada uno de esos municipios de acuerdo a la producción extractiva nacional (…) Es decir, así como se determina cuánta cantidad tiene el fondo, también se dice ‘en el país se produjo tal cantidad de participación extractiva’ y en función de eso se hace ese coeficiente y le toca un porcentaje de ese fondo material”, agregó Trejo Ramos.

“Hay estados que naturalmente tienen mayor producción y en función a eso es que se asignan los recursos (…) Hay municipios que no rebasan los 50 millones de pesos de producción y las empresas no tienen la obligación de aportar, sin embargo el municipio tiene cierta asignación de recursos aún cuando no haya aportado lo suficiente”, señaló el delegado.

El pasado 18 de febrero, el alcalde Horacio Mancilla dijo tener conocimiento de que Peña Colorada aportó en 2015 cerca de 60 millones de pesos para el Fondo Minero, y dado que las reglas establecen que de lo que toca a cada entidad, 20 por ciento va para la Federación, 30 por ciento para el gobierno estatal y 50 por ciento para el municipio, le debía tocar a Minatitlán 30 millones de pesos, y sólo les habían entregado 16.7, por lo que aseguró que el Gobierno de la República le estaba “chingando” (es decir, robando) 13.3 millones de pesos.

El delegado de Economía detalló que son dos los factores que pueden estar afectando a que Colima como estado y Minatitlán como municipio, no reciban más recursos del Fondo Minero: uno, que pudiera no tener una actividad minera tan desarrollada en otros subsectores lo que le genera un coeficiente bajo con el que se calculan los recursos a asignar; y, dos, que en el fondo se da una redistribución en la que le tocan recursos también a municipios que tienen actividad minera que genera poco económicamente, pero que reciben del fondo por los daños que la actividad minera deja en dicha zona.

“No está en lo correcto porque la forma en la que se hace la distribución es diferente, hay este coeficiente y esta distribución. Estoy de acuerdo en que siempre y como en otros casos consideran que puede haber injusticias y quizá sí las hay, pero esta es la forma en la que el Fondo Minero se distribuye (…) Incluso hay total disposición de la subsecretaría de Minería de a través de una llamada o una visita aclarar perfectamente bien todo este procedimiento”, finalizó.