El titular de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, Adrián Menchaca García, informó que en esa dependencia reciben,  en promedio, tres reportes diarios vía telefónica o a través de la página electrónica de violaciones a los derechos de los menores de edad, siendo la violencia física, la violencia escolar y la violencia económica los casos de maltrato hacia los infantes más recurrentes.

De acuerdo al titular de esta procuraduría dependiente del DIF Estatal, el mes de enero lo cerraron con 60 o 65 expedientes abiertos de menores violentados y mencionó que “en gran medida”, estos casos se ha determinado que los padres no son capaces de atender las necesidades de sus hijos y el DIF ha tenido que asumir la responsabilidad de hacerse cargo de ellos.

“No son capaces de atender las necesidades de sus hijos, los problemas entre adultos, es decir, también ellos los adultos están inmersos en las drogas, están inmersos en el alcohol, el decir ‘yo tengo derecho a tener una vida como soltero o casado’, que es lo que nosotros identificamos y lo que yo noto y sinceramente les digo, el 85 por ciento de adultos que van a atender y a reportar y que están interesados es la mujer, el hombre escasamente atiende nuestros citatorios o escasamente vemos a hombres preocupados por esa situación”, indicó.

El procurador mencionó que actualmente los municipios de donde más se reciben los reportes son Colima y Villa de Álvarez por ser los que están más cercanos a la Procuraduría bajo su cargo, pero dijo que tras la aprobación en 2014 de la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, se deberán coordinar con los municipios para que en cada uno de ellos exista una unidad de primer contacto que a su vez tendrán que reportarle los casos que detecten.

Expuso que actualmente atienden a aproximadamente 60 menores en el albergue infantil “Francisco Gabilondo Soler”, los cuales están institucionalizados bajo responsabilidad del DIF a raíz de que sus padres cometieron algún delito y están recluidos en algún Centro de Reinserción Social (Cereso) o porque han sido encontrados en la calle por falta de atención de los padres.

No obstante, reconoció que el tenerlos en el albergue no es la mejor opción y que por eso siempre buscan redes de familia que pueda apoyarles con el cuidado del menor, en tanto que se busca trabajar con los padres para que finalmente puedan recuperar a sus hijos y estos puedan regresar a su hogar.

Añadió que una vez que los tribunales del Poder Judicial acreditan que esos menores fueron abandonados por los padres por cerca de un año, determina que son susceptibles de adopción, como los cinco que se dieron en adopción durante el años pasado y actualmente hay otros cuatro con los que puede iniciar ese trámite.

“Las personas no quieren niños de 5, 6, 7 años, quieren menores (…) Hacer un llamado a la sociedad que por favor apoyen y que hagan algo por esos niños”, comentó Menchaca García.