A iniciativa de la diputada panista Martha Sosa, el Congreso del Estado aprobó un exhorto dirigido a los gobiernos estatal y federal para que realicen nuevos estudios que corroboren o descarten la presencia de arsénico en los pozos de agua del estado.

El dictamen avalado por unanimidad hace referencia al estudio realizado por investigadores de la Universidad de Colima en 2013, en donde se argumenta que el agua de Colima está contaminada con este elemento y podría deteriorar la salud de la población, por lo que pide que la Secretaría de Salud estatal y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) realicen un nuevo análisis.

En su exposición de motivos, Sosa recordó que si bien en su momento tanto la Comisión Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Colima y Villa de Álvarez (Ciapacov) y la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris) han descartado la presencia de dicho químico en el agua potable, consideró necesario que se realice ese nuevo estudio para dar certeza a la población.

“Perdura una atmósfera de preocupación, desinformación, incertidumbre y desconfianza entre los colimenses en un tema sumamente delicado, lo que hace que deba ser aclarado con urgencia. Es necesario que se dé certeza a la población colimense sobre la calidad del agua que llega hasta los domicilios, si ésta se encuentra libre o no de contaminación, y cuáles son los riesgos de la población al estarla consumiendo y utilizando diariamente”, argumentó.

Aunque la propuesta inicial era únicamente hacer el exhorto a las autoridades estatales, el diputado Octavio Tintos propuso a nombre de su fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los diputados únicos de Nueva Alianza, Partido del Trabajo y Verde Ecologista que se incluyera al gobierno federal a través de la Conagua.

Lee: Coespris revisó desde 2013 y asegura no hay arsénico en agua de Colima