Ricardo Jiménez, titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), destacó que desde 2013 realizan estudios para verificar la calidad del agua en la entidad y afirma que no hay indicios de arsénico en las fuentes de abastecimiento y el líquido se puede consumir sin temor.

Lo anterior lo mencionó en entrevista con Ángel Guardián luego de que en días pasados se difundiera un estudio donde se argumenta que el agua de Colima está contaminada con arsénico, y podría deteriorar la salud de la población.

Jiménez explicó que en 2013, cuando fue publicado el estudio, giraron la indicación a los organismos operadores de agua para que mandaran a hacer sus muestreos a un laboratorio autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), mediante el cual se analizaron 306 fuentes de abastecimiento de ocho de los diez municipios de la entidad, donde no se incluyó Minatitlán y Coquimatlán.

“En 2013 también se corroboró que la supuesta contaminación de las fuentes de estudio salió no detectable, no hay residuos de arsénico en el agua en las fuentes que se mencionan (…) Hay muchas variables que se deben tomar en cuenta. Para la comisión federal sanitaria, los resultados no tienen validez oficial porque no está autorizado (…) Los mandamos con un laboratorio que tuviera certificada la prueba de arsénico, los resultados emitidos por el laboratorio ABC dicen que no hay indicios de arsénico“, detalló.

Sin embargo, el funcionario no consideró que el estudio fuera erróneo, sino que se hizo en un momento preciso donde la cantidad de arsénico fue perceptible, pero asegura que la dependencia que preside monitorea continuamente, a través de sus programas de control de calidad, los aspectos microbiológicos y fisicoquímicos del agua.

“Si en un momento dado hubiera salido con arsénico nosotros le hubiéramos girado indicación al organismo operador para que a través de un método químico se quitara el arsénico. Los resultados indican que no hay ni arsénico, ni flúor, ni plomo en el agua de consumo en el estado (…) Hasta el momento no nos han reportado una intoxicación por arsénico. Si hubiera estado desde 2013 ya hubiera casos confirmados”, abundó.

En ese sentido, añadió que en 2015, cuando hubo emisiones volcánicas importantes, la Comisión de Control Analítico y Ampliación de Cobertura, perteneciente a la Cofepris, tomó 11 muestras para su análisis fisicoquímico, y encontraron partículas de mercurio, fierro, arsénico, níquel y otros compuestos, lo que sugiere que dicha contaminación puede ser provocada por una fuente natural, es decir, por el Volcán de Colima.

“Nosotros cada 15 días estamos tomando muestras en siete puntos específicos, para lo que es el volcán y que están en el diámetro de 10 kilómetros, y que en un momento dado son las zonas que podrían ser afectadas por esos elementos (…) Podríamos pensar que la minería o cuestiones agrícolas podrían contaminar, pero no es así porque en las zonas donde hay esas actividades, los resultados salieron bajos”, señaló.