.
.

Juan Carlos Yáñez : Perspectivas para la educación en 2013

Con prudente optimismo observo los cambios que se vislumbran en el sistema educativo mexicano, como producto de las modificaciones al artículo tercero constitucional.

La nota positiva es el sitio estelar que ocupa la educación en los medios y en ciertos espacios de debate, aunque no muy profundos ni informados. Pero eso, que podría saludarse con entusiasmo, es una buena razón para aguardar cautelosos.

Dos señales me inquietan. Una es la imposibilidad de alguna garantía para suponer que una reforma legal como la emprendida penetrará hasta donde se necesita, en las escuelas, en las aulas, en el trabajo de maestros y directores, es decir, en la educación de niños y jóvenes.

La historia es una vieja maestra que deja lecciones contundentes: también son constitucionales los derechos a la educación básica o la obligación de invertir el 8% del Producto Interno Bruto en educación y en ambos, el saldo es desastroso. La única certeza que nos deja esta reforma, hasta aquí, es que modificará el artículo. Parece broma, pero fuera de esa, no hay más.

La otra señal inquietante es la ausencia de la sociedad civil. Exceptuando organizaciones ligadas claramente a poderosos grupos de interés político-económico, y un reducido núcleo crítico de investigadores educativos, la reforma tocó pocas fibras y su debate público es incipiente.

Ambas señales, juntas, son la fórmula perfecta para que un cambio como el que se requiere en la escuela mexicana siga esperando tiempos mejores. Ojalá me equivoque y atrás de las nubes grises aparezca un cielo más despejado que nunca.

 

Comentarios (1)

Derechos Reservados © 2014 RadioLevy | Calzada La Armonía 270, Colima, Colima C.P. 28020, México

Scroll to top