El diputado Noé Pinto presentará una iniciativa para modificar el Código Penal de Colima, con lo cual se penalizará de uno a seis años de prisión, a las personas que compren artículos robados. La propuesta busca inhibir que los delincuentes utilicen las casas de empeño, bazares y otros espacios mercantiles para vender objetos robados de casa-habitación. Se espera que esta iniciativa entre en vigor en el año 2014.

Acompañados de los distintos presidentes de las barras de abogados en la entidad, Noé Pinto destacó que esta iniciativa viene a responder una necesidad penal, ya que se ha identificado que estos espacios eran utilizados por los delincuentes para vender objetos robados y, hasta el momento, no se había hecho nada al respecto.

El integrante de la Confederación Nacional de Colegios y Asociación de Abogados de México (Concaam), Abraham Méndez Palomares, explicó que esta iniciativa modificará la figura de encubrimiento por recepción y dará más herramientas jurídicas para castigar penalmente a las personas que deliberadamente compran artículos robados, como son televisores, tanques de gas, alhajas, entre otros objetos.

De acuerdo a información oficial, destacó el abogado, es la clase media y baja la más golpeada con el robo a casa habitación. Y que por lo general, una vez robados los objetos, son comercializados en estos espacios por una mínima cantidad del valor original del artículo robado, por lo que es fácil identificar cuanto se trata de un robo, porque no hay lógica mercantil.

“De que exista una responsabilidad legal de quienes son los dueños de la casa de empeño, de los bazares, de los lugares donde se compran y vende. Porque es vox populi que esos lugares vas a encontrar muchísimas cosas robada. Y la verdad es que la mayoría (de los que roban), de acuerdo a las investigaciones, se trata de gente que se dedica al consumo de drogas, y se roba un tanque de gas y lo vende a 100 pesos, y luego el del bazar lo vende a 500”.

 

 

 Con información de César Barrera