El alcalde de Coquimatlán, Orlando Lino, explicó que la comuna y el sindicato de trabajadores del municipio deben reunirse para llegar a acuerdos y revalorar lo que “sí pueden pagar y lo que no”, ya que tan sólo en este personal se gastan quincenalmente 1 millón 200 mil pesos, cuando la de confianza es de alrededor de 350 mil pesos.

Esto, un día después de que los trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento de Coquimatlán se declararan en paro laboral, día durante el cual el personal de confianza realizó algunos de los servicios públicos, como la recolección de basura.

Sobre el paro laboral, Lino señaló que esto ocurrió debido a que no se les pudo cubrir la nómina por completo, ya que no se tienen los recursos para hacerlo debido a un adeudo en el rubro del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 2015, el cual asciende a 1 millón 350 mil pesos y que de no pagarse generaría una multa de 600 mil pesos.

Expresó que los sindicalizados actualmente tienen 88 prestaciones que son difíciles de cubrir para la comuna dado que los egresos son mayores a los ingresos, situación que se debe arreglar de raíz con el Sindicato, pues aunque ha intentado conseguir recursos extraordinarios tanto de la federación como del gobierno estatal, ésto solo le ayudaría a “patear el bote”, pero eventualmente la situación volvería a ser la misma.

“Ahorita no es posible ni pagar completa la nómina, cómo podemos pensar en pagar la prestaciones que también son muchas, tienen todo mi respeto (….) ocupamos entrar en un análisis y gente técnica que nos apoye y resolverlo de manera técnica y no política, son 88 prestaciones las que tienen los trabajadores de Coquimatlán, son muchas (…) tenemos que revalorar que sí podemos y que no podemos pagar ahorita” , declaró.

Además, el alcalde indicó que el jueves (1) tuvo una reunión con el gobernador del estado, Ignacio Peralta, para tocar el tema financiero de la comuna, aunque no especificó a qué acuerdos llegaron.

Finalmente, destacó que la lideresa sindical, Lidia López Trujillo, ha tenido la disposición de dialogar respecto a dicha situación, lo cual considera un avance, sin embargo, expuso que la comuna también tiene pendientes 40 demandas de personas que piden su base, lo cual traerá problemas a las arcas cuando los juicios lleguen a resolverse, ya que éstos podrían implicar que se incorpore más personal y con ellos se genere más gasto.