El diputado local panista Alejandro García Rivera reconoció que le interesa competir por la presidencia municipal de Manzanillo y aseguró que no le generaría temor en los comicios de 2018 enfrentar al dos veces alcalde Virgilio Mendoza Amezcua.

En entrevista con Ángel Guardián, el legislador aceptó que todavía tiene mucho trabajo por hacer en su actual puesto, pero descartó tener interés en buscar reelegirse como diputado y dijo que, acercándose el proceso electoral, tendrían que evaluar mediante encuestas las posibilidades de todos los aspirantes del blanquiazul al gobierno manzanillense; en el caso de la exalcaldesa y hoy diputada Martha Sosa Govea, aseguró tenerle un gran respeto, lo que lo llevaría a esperar que primero ella tome una decisión de si quiere participar, pues consideró que el PAN debe estar unido para enfrentar esta elección.

“Claro que sí (…) Como te digo, no es tan fácil como decir ‘yo quiero’, hay que ir haciendo un trabajo previo y se van a ir dando las fechas donde tú mismo te vas a ir dando cuenta realmente si el partido, si la trayectoria se te está reconociendo y si te ajusta, y si no te ajusta debes ser lo suficientemente sincero para decir ‘no quiero jugar por jugar y ser perdedor’ como lo hemos visto en otros municipios”, señaló.

“Sabemos que Virgilio juega en todos los equipos, pero ya será cuestión de la gente si quieren que Virgilio los gobierno por tercera vez o quieren apostarle por alguien nuevo. Una elección es una decisión y cada quién hará su trabajo. En el PAN sabemos trabajar, sabemos cómo se deben hacer las cosas y también como se debe responder a la gente”, agregó García Rivera.

Por otro lado, dijo que desde hace un par de meses renunció a ser vocal y formar parte de la Comisión de Responsabilidades del Congreso del Estado, pues no está de acuerdo con la manera en que está operando, incluso acusó que no está trabajando para castigar las irregularidades del pasado.

Entre los pendientes que tiene la 58 Legislatura incluyó que, de una vez por todas, se elimine la tenencia vehicular y que ya no sea simplemente un subsidio y dijo que hay mucho gasto corriente del cual el Ejecutivo estatal podría recortar para suplir los recursos federales que dejaría de percibir la entidad por este motivo.

Además, lamentó la subordinación que los poderes Legislativo y Judicial tienen ante el Ejecutivo, pues es éste el que controla todos los recursos que se distribuyen en el estado.