El alcalde de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza, acudió este miércoles a la Ciudad de México para manifestarse durante algunas horas frente a las oficinas del Sistema de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en contra del alza al precio del diésel y las gasolinas Magna y Premium para el 2017.

Lee: 9 puntos para entender los ‘gasolinazos’ de 2017

El presidente municipal de extracción panista argumentó que dichos aumentos afectarán sobre todo a los habitantes de su municipio porque tendrán las tarifas más altas del estado.

“Cuauhtémoc, como ustedes ya lo ven, pues es un municipio perjudicado porque va a costar más caro el diésel y lo que es la gasolina que otros municipio de ahí mismo del estado, no digamos a nivel nacional, pero recordemos que Cuauhtémoc tiene muchos camiones cañeros que cargan diésel a diario y pues va a venir a perjudicar a ellos”, explicó.

De acuerdo a la información publicada este martes (27) por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el precio máximo para los combustibles en Cuauhtémoc a partir del 1 de enero será de 16.54 pesos por litro de gasolina Magna, 18.40 para la Premium, y 17.68 para el diésel, entre 19 y 50 centavos más que en los otros cuatro municipios que integran la zona metropolitana.

Sin embargo, aunque esperaba que alguien pudiera recibirlo en esas oficinas del SAT, le informaron que de momento están de vacaciones y nadie pudo hacerlo; de igual manera se comunicó con algunos diputados federales de Colima para buscar reunirse con ellos, pero también le recordaron que están en receso y no fue posible contactarlos en persona.

Mendoza sostuvo que esta manifestación fue a iniciativa propia y recordó que ha estado en contra de la reforma energética desde un principio, pues una vez que fue aprobada en el Congreso de la Unión y se pasó a los congresos estatales para su aprobación, fue uno de los tres diputados locales que en ese entonces votaron en contra de dicha reforma porque estaban conscientes de los efectos que se vendrían después para los ciudadanos, declaró.

El alcalde adelantó que a partir de este jueves (29) comenzará a convocar a reuniones tanto a los empresarios gasolineros de su municipio, así como con los demás sectores que se verán afectados con ese incremento para platicar sobre el tema y ver qué medidas pueden tomar al respecto.

Expuso que si bien hasta el momento ningún otro alcalde o alcaldesa del resto de los municipios de Colima se ha comunicado con él para sumarse al rechazo del incremento, se comprometió a hacerles una llamada para saber si quieren participar en las acciones que se determinen en los próximos días, pues consideró que tanto los munícipes como la ciudadanía en generar deben sumarse en contra de esa determinación del Gobierno de la República.

“Yo creo que tenemos que tener mucha participación de todos los ciudadanos, no nomás de Colima, sino a nivel nacional de alzar la voz”, concluyó Mendoza, quien estuvo aproximadamente 3 horas y media frente a las oficinas del SAT sosteniendo una cartulina blanca con la leyenda “No al gasolinazo”.