El presidente municipal de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza, explicó que lo único que le pidieron los gasolineros de su municipio, cuyos precios máximos establecidos por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para los combustibles eran los más elevados en toda la entidad, a cambio de homologar las tarifas con Colima, Villa de Álvarez, Comala y Coquimatlán, fue que conversara con los diputados federales para que erradiquen el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

En entrevista con Ángel Guardián, el alcalde explicó que aunque durante su visita a la Ciudad de México en días pasados no pudo entrevistarse con los legisladores colimenses, ha mantenido comunicación telefónica con algunos de ellos y ya les hizo saber su exhorto.

“Vamos a seguir platicando con ellos porque tienen mucho que ver respecto al aumento en estos precios, no son los únicos, queremos que esto se regularice, estamos muy molestos porque es el gas, la luz, el diésel. Si los diputados logran bajar ese impuesto ayudaría a Pemex a disminuir costos”, añadió.

Por otro lado, el edil reconoció que si bien 2017 se antoja difícil, confía en que saldrán adelante, pues espera que con la llegada de la nueva maquiladora de textiles y los vuelos en globos aerostáticos que entraron en funcionamiento desde el pasado 24 de diciembre en ese municipio, obtengan mayores recursos económicos.

Finalmente, destacó que su administración continuará apostándole a los programas sociales, como la entrega de boletos diarios para que los estudiantes acudan a sus escuelas sin ningún costo, y el reparto de zapatos y uniformes escolares para niños de preescolar, primaria y secundaria.

“Viene difícil el año, pero vamos a salir adelante, lo importante es rescatar los programas sociales (…) Hubo recortes en sueldos, gasolinas, traemos un déficit de 7 millones de pesos, pero vamos a seguir echándole ganas para ir regularizando la situación del ayuntamiento”, explicó.