La regidora del municipio de Colima por Movimiento Ciudadano, María Elena Abaroa, presentó un punto de acuerdo al cabildo para eliminar del presupuesto de egresos del municipio la partida relacionada con el apoyo económico que reciben los 11 regidores para gasolina con el objetivo de que esos recursos fueran destinados a mejorar los salarios de los trabajadores del Ayuntamiento que menos ganan.

Abaroa expuso que ese beneficio no tiene justificación y menos en estos momentos de crisis en el país, cuando hay tanta indignación por parte de la población a causa del aumento en el precio de los combustibles, por lo que consideró necesario que los integrantes del cabildo “se pongan de lado de los ciudadanos con hechos palpables y no con poses o discursos huecos que nada dejan a la gente”.

“Ante el nuevo escenario del aumento desmedido de las gasolinas, hoy presento a ustedes una nueva propuesta, y me mueve el mismo interés de mejorar la calidad de vida de los trabajadores que menos recursos perciben y al mismo tiempo es muy importante ser solidarios con todas las familias colimenses que en estos momentos están molestas por este duro golpe a su economía”, argumentó.

Tras esta solicitud, el alcalde capitalino, Héctor Insúa, refrendó el compromiso de entrar a fondo en la discusión relacionada no solamente con las bajas percepciones de algunos de los trabajadores, “sino de atender también la inconformidad justificada que existe socialmente derivada del momento que vive el país”, sin embargo, dijo que el monto anual de esa partida que proponía eliminar Abaroa apenas rebasaba los 700 mil pesos lo que significaba un .00018 por ciento del presupuesto anual.

“Si nosotros ahorráramos estos 700 mil pesos que por supuesto que los vamos a ahorrar, estaríamos nosotros con recursos francamente insuficientes como para corregir las bajas percepciones de los trabajadores que usted misma ha aludido”, aclaró.

Además, el edil añadió que desde hace varias semanas y meses las fracciones tanto del PRI como del PAN representadas en el cabildo han estado trabajando en un análisis para presentar en el Presupuesto de Egresos 2017 medidas de austeridad que signifiquen la posibilidad de hacer justicia a los que menos ganan, pero también de invertir los recursos de los ciudadanos en aquellas obras y acciones que representen beneficios para la comunidad.

Durante su intervención, el síndico municipal, Francisco Rodríguez, le reprochó a la regidora que haya esperado 15 meses para presentar esa propuesta cuando desde que tomó el cargo estaba consciente de los ingresos y las prerrogativas que recibirían, y añadió que no había necesidad de esperar a que el cabildo aprobara esa propuesta para renunciar a esas prerrogativas.